La violencia psicológica, física y sexual que experimenta el niño en la actualidad.

violencia-machista

El abuso sigue siendo un tema muy actual en nuestra sociedad y los medios de comunicación se han encargado de difundir de que esta problemática ocurre en muchos sectores del país y no hace mayor diferencia entre las diferentes clases sociales.

Diariamente aparecen nuevas denuncias de abusos en diferentes establecimientos educacionales. Pero el abuso no es la única preocupación de nuestro país.

La UNICEF dio a conocer un estudio que realiza cada 6 años y que revela cifras alarmantes que inquietan a la sociedad. Según este estudio uno de cada diez menores ha sido víctima de algún abuso sexual y que por otro lado un 71% de los menores han vivenciado algún tipo de violencia psicológica o física dentro de sus hogares.

Las cifras de la violencia física, psicológica y sexual que arrojaron estos últimos estudios preocupan mucho a las autoridades,

La coordinadora de estudios UNICEF Soledad Larraín indica que nos encontramos frente a un problema extremadamente grave y que hay que realizar acciones para revertir esta situación.

abuso infantil

Cuando hablamos de víctima y victimario en el ámbito de abuso sexual, se puede decir que la edad promedio de ser abusado es a los 8 años y medio y en un 75% se trata de niñas. El abusador por otro lado es generalmente un hombre, conocido de la víctima y tiene en promedio 30 años. El parentesco que puede tener el victimario con su víctima se reconocen en la mayoría de los casos como tíos, primos, padrastros y hermanastros.

“Eso dificulta aún más la situación”, como indica la psicóloga Vinka Jackson, ya que a la víctima le cuesta nombrar a alguien conocido y muchas veces es amenazada en su entorno.

La UNICEF también arroja información de un alto porcentaje de violencia psicológica en los hogares. Por violencia psicológica se entiende principalmente los gritos, insultos, burlas, indiferencia y amenazas.

Por violencia física leve se entiende lanzar cosas, tirar pelo u orejas, empujar o zamarrear y cachetadas; mientras que por violencia física grave se entiende dar patadas, mordiscos, puñetazos, quemaduras, golpizas y amenazas con armas.

Este tipo de violencia lleva a un mal rendimiento escolar, tener malas relaciones interpersonales y puede ocasionar incluso problemas de salud mental.

Es por esto que hay que trabajar urgentemente para revertir estas cifras. En una familia hay que fomentar el dialogo y la confianza para que el menor tenga un espacio para contar lo que le está pasando. Es importante que se sienta escuchado en su hogar y tenga la libertad de plantear sus miedos e inquietudes.

Jessika Krohne. http://www.psicologiaglobal.cl

 

 

 

 

 

 

Advertisements

La convivencia con la adolescencia en el mundo moderno

adolescencia

La adolescencia se define como una época de cambios. Es la etapa que marca el proceso de transformación de un niño en adulto, que tiene características particulares y especificas en el desarrollo biológico, psicológico, sexual y social y que se presenta inmediatamente posterior a la niñez y que comienza con la pubertad. Generalmente es una etapa del ciclo vital que se inicia entre los 10 a 12 años y finaliza a los 19 o 20 años.

Si pensamos en todas las etapas vitales, por las que va transitando el ser humano, la adolescencia se podría considerar una de las más difíciles, ya que uno está en un momento de la vida bastante complejo, donde se le exige mucho en aspectos académicos, deportivos u otros, pero aún no se tiene la madurez suficiente, para tomarle el peso a estas presiones y los jóvenes tampoco tienen muy claro, lo que quieren hacer con su vida futura. Cuando uno está en plena búsqueda de la identidad y conociendo el mundo, se le exige estudiar para una prueba específica de una asignatura para el día siguiente, siendo que tal vez esa materia se aleja mucho de los intereses de ese momento.

adolescencia

Asistí hace una semana a un seminario organizado por el Instituto Chileno de Terapia Familiar en la Universidad de los Andes acerca de la “adolescencia y las crisis familiares” realizado por el destacado neuropsiquiatra infantil italiano Maurizio Andolfi. El comienza su conferencia con las siguientes palabras:

“En 1950, yo tenía 7 años, la misma edad que tiene mi hijo menor hoy en día y estaba viviendo en Roma, en una capital de un país que había quedado muy pobre y devastada después del término de la segunda guerra mundial. Viví toda mi infancia y gran parte de la adolescencia en una ciudad que vivía las consecuencias de la posguerra, con muy pocas oportunidades en la vida y en un mundo, donde la muerte y el sufrimiento se habían experimentado de muy cerca. No había tecnología y la vida era mucho más sencilla y simple que en la actualidad, ya que la comparo con la vida que está viviendo mi hijo menor y todos los niños y adolescentes del mundo occidental en la actualidad y me doy cuenta, que en mi niñez, la vida transcurría a un ritmo mucho más lento, sin exigencias ni tanta preocupación y presiones académicas, siendo que estábamos viviendo las secuelas que dejó la guerra en aquellos tiempos. Hoy en día, en el mundo posmoderno los padres se convierten en los guardianes de sus hijos, sobreprotegiéndolos completamente, lo que considero uno de los errores más grande que pueden cometer los padres en esta década, pero lo hacen, porque viven en un mundo lleno de inseguridades y competencias.”

Maurizio Andolfi es director de la prestigiosa academia de psicoterapia de la familia en Roma. Trabaja en terapia familiar, utilizando un modelo de tipo intergeneracional, es decir, observando a la familia en al menos, tres planos generacionales y ha tenido mucho éxito con su método de hacer terapia.

Según él, la terapia familiar es “una de las experiencias más profundas que puede percibir una familia en relación a las relaciones interpersonales”. La terapia familiar es un lugar de encuentro entre todos los miembros de la familia y especialmente para reforzar elementos importantes entre los padres e hijos y mejorar la confianza entre ellos.

Como ya dicho, la adolescencia es una etapa del ciclo vital bastante compleja, donde se trata de encontrar una identidad propia y sobrevivir con todas las exigencias que les son impuestos a los adolescentes hoy en día. Ésta es una etapa, donde surgen muchas inseguridades y miedos y Andolfi lo describe como una rebelión a la dependencia. Por eso es importante como padre, tratar de empatizar con sus hijos en edad adolescente y recordar las dificultades propias que ellos pueden haber tenido en esa etapa del ciclo vital, para entenderlos mejor. Es fundamental adquirir mucha confianza con ellos a través de una buena comunicación. Eso se logra, no juzgándolos en sus actos, sino que tratar de ponerse en su lugar y entender su modo de ser y acciones que han llevado a cabo a través de un buen dialogo y una conversación tranquila.

adolescencia 2

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La Adolescencia y la comunicación

adolescente

Uno de los elementos más importantes de la vida es la comunicación, cuya herramienta fundamental es el lenguaje. El lenguaje abstracto y simbólico (verbal y no verbal), hablado y escrito, son las herramientas más importantes que tiene el ser humano, “porque no es posible tener sentimientos, sensaciones ni pensamientos más sofisticados que aquellos que se tienen en el lenguaje”, como dice la destacada psicóloga Sylvia Langford.

Si surgen sensaciones, sentimientos o nuevos pensamientos, necesitamos palabras nuevas para expresarlos.

Cada vez me pregunto con mayor inquietud que va a pasar con los adolescentes de esta época que han perdido todas las habilidades de la comunicación, ya que su manera de “comunicarse” se lleva a cabo en gran parte por chat a través de un celular inteligente o de cualquier otra forma que no sea una comunicación cara a cara y que ocurra en un mismo lugar físico. Es muy diferente comunicarse por mensajes de texto con una persona, donde se pierde totalmente la comunicación no verbal, como los gestos, la expresión de emociones y la comunicación corporal.

La comunicación cara a cara con todo lo que implica ayuda mucho en la inteligencia emocional, la empatía y aprender a convivir con una persona y poder mantener a futuro una relación duradera con otro individuo como por ejemplo una relación de pareja.

Un niño en la etapa de la adolescencia temprana no tiene ninguna oportunidad de aprender lo que es la verdadera comunicación humana con todas sus leyes, si la mayor cantidad del tiempo está hablando con palabras breves a través de los diferentes medios de chat.

¿Qué pasa con la expresión de las emociones, los sentimientos, y los estados de ánimo que menciona Langford? ¿Cómo puede darse cuenta el receptor del mensaje, lo que está sintiendo el emisor de ese mensaje?

¿Cómo lograr una comunicación eficiente, si el emisor no tiene la posibilidad de acompañar su mensaje con gestos no verbales, lenguaje corporal y expresiones de la cara?

Paul Watzlawick, fue uno de los principales autores de la teoría de la comunicación y del Constructivismo radical, con una importante referencia en el campo de la terapia familiar, terapia sistémica y, en general, de la psicoterapia. Desde 1960, Paul residió y trabajó en Palo Alto, California, Estados Unidos, ciudad donde hoy paradójicamente se sitúan la gran mayoría de las sedes de las oficinas de las empresas dedicadas a las redes sociales, comoTwitterFacebook entre otros.

 

Según Paul Watzlawick, autor de varios libros, existen cinco axiomas en su teoría de la comunicación humana. Se denominan axiomas porque su cumplimiento es indefectible y reflejan condiciones de hecho en la comunicación humana, que nunca se hallan ausentes. En otras palabras: el cumplimiento de estos axiomas no puede, por lógica, no verificarse.

 

Uno de los 5 axiomas describe un nivel de contenido y de relación en una interacción, es decir, toda comunicación tiene, además del significado de las palabras, más información sobre cómo el que habla quiere ser entendido y que lo entiendan.

 

Otro axioma refiere a las dos modalidades de comunicación que se denominan digital y analógica, es decir, la comunicación no implica simplemente las palabras habladas (comunicación digital: lo que se dice), sino que también es importante la comunicación no verbal (o comunicación analógica: cómo se dice lo que se quiere decir).

 

Estos axiomas son imprescindibles para una comunicación eficiente y se pierden a través de la interacción vía mensaje de texto.

 

Los padres somos responsables de ayudar a nuestros hijos e hijas a desarrollar un lenguaje y vocabulario adecuado, que les permita comunicarse fluidamente. Es decir, somos responsables de la calidad de sus pensamientos, sensaciones y sentimientos, como expresa la psicóloga Langford, por eso es necesario estar atento de la forma como se lleva a cabo la comunicación de nuestros hijos con otros y fomentarles el intercambio de palabras cara a cara.

 

 

 

 

 

 

 

 

La crianza de los hijos en el siglo XXI

adolescente

Pareciera que antes era todo más sencillo, más simple y había menos preocupación de que forma había que criar a los hijos. Las familias eran muchísimo más numerosas que ahora y tener 5, 6 o 7 hijos no era algo raro. Las idas al psicólogo no existían, las reuniones de cursos o de apoderados menos y en general la participación de los padres en los colegios era prácticamente nula, ya que no se pedía su presencia. Las familias vivían normalmente cerca del colegio, por lo que la ida al colegio lo hacían por su cuenta o con ayuda de los hermanos mayores. Las familias vivían normalmente con otros familiares, abuelos o tíos, por lo que habían muchas más redes de apoyo en la crianza o los mismos hermanos criaban a los más pequeños. Los niños no iban al doctor y si se enfermaban, eran cuidados por los mismos padres o familiares que vivían en la casa con medicinas artesanales o curaciones caseras; y la gente vivía feliz. Por lo menos esa es la impresión que se tiene de esa época.

Hoy en día es todo más complejo. A los padres del siglo XXI se les exige demasiado y es tan difícil cumplir con todos los roles que uno representa en la sociedad. Cuando uno se convierte en padre o madre, todo comienza con los exámenes de rutina previos al parto para ver como se encuentra el feto, las ecografías periódicas para ir observando su crecimiento. Después hay que elegir la clínica y asumir todos los gastos médicos que eso implica. Después, cuando nace el bebé se espera en los primeros meses de vida, especialmente de la madre la presencia completa de ésta para el recién nacido, desarrollar un apego seguro con éste y cumplir con la lactancia exclusiva por lo menos los primeros seis meses de vida del pequeño, ojalá hasta un año. Da lo mismo, si el bebé pide de mamar cada hora y media y queda con hambre después de cada papa, la leche materna es lo mejor. Después la vacuna de los 2, 4, 6, 12, 18 y más meses contra todo lo más imaginable. Antiguamente a todos los niños les daba varicela, sarampión, papera y todas las enfermedades típicas de niños, pero hoy existe la famosa vacuna para todas las enfermedades que antes eran tan típicas en la niñez. A eso hay que sumarle la vacuna contra la hepatitis A y B, el neumococo y en cada invierno vacunarlo contra la influenza.

En cada consulta con el pediatra, éste le pasa un listado a los padres del desarrollo motor que debería tener el bebé en cada mes de vida y cosas que el bebé ya debería hacer a los, 2, 4, 6, 8 y X meses y si no logra sentarse, pararse, gatear o caminar a cierta edad, es culpa de uno por no estimularlo adecuadamente. Al año y medio hay que sacarle el chupete y antes de los 2 años tiene que poder ir al baño solito. Me pregunto si antiguamente los niños que usaban chupete hasta los 4 años eran menos felices, que los que no lo usaban nunca y si había alguien que se preocupaba si un pequeño a los 2 años y medio todavía estaba con pañales.

La primera visita al dentista tiene que ser antes de los dos años; y no solo la visita al odontólogo es un deber, también hay que ir al traumatólogo, para ver si el niño está caminando bien y tiene la postura correcta. A eso se agregan visitas al dermatólogo por las miles de alergias que presentan los niños hoy en día y porque no aprovechar una visita al oftalmólogo y otorrino también.

Otra gran etapa es la elección del jardín infantil, ojalá antes de los 2 años, para que los niños aprendan todo, lo que no pueden aprender en la casa y logren socializar con sus pares. Obviamente el niño tiene que contar con seguro de accidente, ya que sino no lo aceptan. Lo más increíble me pareció la oferta que tienen los jardines en tener especialistas que “orienten” al niño y lo ayuden si tienen dificultades, ya que muchos jardines ofrecen psicopedagogos, psicólogos y fonoaudiólogos y 90% de los niños ya han visitado alguna vez a uno de esos especialistas antes de entrar al colegio. Lo que antes una persona no lo hacía a lo largo de toda su vida, ahora la mayoría lo hace antes de los 6 años por primera vez.

Para que hablar de la elección del colegio y de todos los exámenes de admisión que tiene que realizar un preescolar en cada uno y la gran competencia que existe para quedar aceptado en uno. Hay que postular a por lo menos tres colegios, ya que siempre está la posibilidad alta de no quedar en uno.

La participación de los padres en el colegio es cada vez más alta y se prioriza hoy en día mucho la participación conjunta entre padres y colegio en la crianza de los niños.

En esta columna no me voy a referir a todos los costos que conlleva, criar a un hijo de esta manera, ya que eso da para otro análisis diferente, que alargaría mucho esta reflexión.

Me pregunto si con tantas reglas, normas y dedicación casi exclusiva a los hijos, no exista más parejas que posterguen la maternidad o paternidad, aprovechen de disfrutar, desarrollarse profesionalmente y de realizar todos los sueños antes de pensar en convertirse en padres.

Analizando todo lo anterior, entiendo mucho más claramente la disminución de la natalidad, el fenómeno del hijo único o que la parejas simplemente decidan no tener hijos, ya que con tanta dedicación se requiere de horas extra al día para cumplir con todas las tareas como padre.

Jessika Krohne. Terapeuta de Pareja. http://www.psicologiaglobal.cl

 

El suicicdio en adolescentes

desesperacion

Qué difícil es ser adolescente hoy en día. Son muchas las exigencias, competencias y dificultades en este siglo XXI que llevan al joven a cuestionarse todo y muchas veces incluso la propia vida. Todos los problemas existentes en la sociedad propios de esta década y de la adolescencia misma llevan muchas veces al joven a la desesperación y en los peores casos incluso a un callejón sin salida y a un posible suicidio.

¿Cómo darse cuenta como padre, cuando un adolescente tiene intenciones e incluso altas probabilidades de querer terminar con su vida?.

¿Cómo poder actuar a tiempo y tratar de revertir esta situación?

La Organización Mundial de la Salud (OMS) establece el suicidio dentro de las cinco principales causas de mortalidad entre los 15 y 19 años.

De acuerdo a los antecedentes de los últimos 20 años, en Chile la tasa más alta de suicidio en jóvenes corresponde a varones de 20 a 24 años. El método principal empleado fue por ahorcamiento y en segundo lugar, el uso de armas de fuego. Las mujeres tienen una tasa de suicidio tres veces menor a la de los hombres. Los métodos empleados por ella son en primer lugar, el ahorcamiento y en segunda instancia, el uso de fármacos.

Se puede rescatar que la asociación más estrecha del suicidio es con la depresión que está básicamente asociada a dos causas: a problemas académicos en los menores de 15 años y a problemas amorosos, en los mayores de 15. Otro aspecto importante son las situaciones de burla, maltrato o abuso que ocurren en el colegio y también en el hogar.

Se sabe que la clave para enfrentar este problema es abordar la depresión. Eso ha ocurrido en países, donde han podido bajar las tasas de suicidio. Aunque es muy difícil el diagnóstico de la depresión en un niño o adolescente, parece ser el mejor camino para disminuir las estadísticas de suicidios.

Es por eso que se les recomienda a los padres, consultar a tiempo con un especialista en el tema, para poder hacer frente a esta depresión.

adolescente

Las señales que pueden alertar a los padres de posibles ideaciones suicidadas en sus hijos, son por ejemplo percibir cambios de comportamiento en el menor (por ejemplo un joven que era alegre y de repente se pone triste o el activo que se vuelve tranquilo.); pérdida de interés en actividades habituales (no querer jugar); manifestaciones de emociones previamente contenidas (antes no lo decía); exposición innecesaria a situaciones de riesgo (piruetas en bicicleta); comportamientos autodestructivos (por ejemplo una conducción temeraria, consumo de drogas, promiscuidad, preocupación y verbalización por la muerte: “quiero matarme”, “ya no seré más un problema.”); regalar objetos favoritos (como heredando sus cosas) son algunas señales que podrían predecir una posible ideación suicida.

Cuando los padres perciben estas conductas en los hijos, hay que tomar medidas inmediatas, conversando en primer lugar con los hijos, los amigos de éstos y las personas cercanas que los rodean, como profesores, parientes y otros apoderados, para poder tomar medidas más racionalmente. Posterior a eso, se debe recurrir lo antes posible a un especialista para trabajar esta temática más profundamente.

Jessika Krohne. http://www.psicologiaglobal.cl