¿El fin de la comunicación presencial?

20081028psappr_1

El intercambio de palabras de forma presencial se esta extinguiendo entre las personas de todas las edades en la sociedad. Es un tema bastante alarmante lo que está ocurriendo en los distintos grupos sociales y etarios. Podemos ver que las parejas, las familias, los amigos en edad adolescente y adulta cada vez se comunican menos cara a cara y los mensajes de textos son cada vez más frecuentes.

Estudios indican que un cuarto de los adolescentes están conectados “casi constantemente” a internet, que en los jóvenes de entre 12 y 17 años el mensaje de texto desplazó el contacto humano directo y que más de 70% de los niños de menos de ocho años ya han usado un aparato móvil. Estas cifras son muy peligrosas, ya que nosotros somos una cultura donde el lenguaje, la comunicación y compartir con nuestros pares siempre fue muy esencial para la sobrevivencia y la procreación. La comunicación cara a cara se ha traspasado de generación en generación y se aprende observando a sus pares y a los padres y otras personas de autoridad. En este caso los nuevos adolescentes no van a aprender este tipo de comunicación, lo que les va a producir una tremenda carencia en su desarrollo social. El mirarse a los ojos está desapareciendo de alguna manera, lo que genera muchas dificultades a nivel social y puede afectar en el adecuado desarrollo psicológico. Por ejemplo una persona puede desarrollar dificultades en su auto- estima y autoconcepto. Nuestros niños que están muchas horas frente a una pantalla puede tener graves dificultades a futuro de poder tener una relación de pareja exitosa además puede presentar dificultades en el trabajo frente a sus pares y en trabajo de equipos.

Por otro lado hay estudios, como el del doctor Nass que fue pionero en estudiar el impacto que todo uso de tecnología estaba teniendo en la comunicación cara a cara. En 2012, este investigador y algunos colegas de Stanford interrogaron a 3461 niñas entre los 8 y 12 años de edad, utilizando técnicas de sondeo en línea. El estudio reveló que mientras menos tiempo pasaban las niñas ante una pantalla y más tiempo destinaban a una comunicación cara a cara, mayor era su éxito social, dormían más y tenían menos riesgos considerados como una mala influencia con sus padres. Mientras más tiempo pasaban las niñas ante una pantalla, en comparación, menor era el tiempo de sueño y más baja su autoestima.

Por otro lado es interesante observar a los niños en etapa preescolar como se comunican con sus pares. Juegan, hablan, pelean y lo pasan muy bien juntos, por lo tanto el fenómeno se empieza a observar con mayor profundidad desde los 8 años, cuando los niños tienen más contactos con los aparatos tecnológicos.

Es por eso que nosotros somos responsables de enseñarles a nuestros hijos, sobrinos y todos los niños y adolescentes que nos rodean que el uso de los smartphones y panatallas en general debería limitarse y el uso no debería superar más de dos horas diarias.

 

 

 

 

 

 

 

Advertisements

Jóvenes con disfunción eréctil

disfuncion-erectil

La disfunción eréctil es la incapacidad repetida de lograr o mantener una erección lo suficientemente firme como para tener una relación sexual satisfactoria. Antiguamente este era un problema que le ocurría a las personas mayores de 50 años. Hoy en día es un trastorno que puede ocurrir en el hombre a más temprana edad.

La disfunción eréctil (o DE) puede ser, aunque no necesariamente, una incapacidad total para lograr una erección, una capacidad inconsistente para hacerlo, o una tendencia a tener solamente erecciones breves. Estas variaciones hacen difícil definir la DE y calcular su incidencia. Pero si se sabe hoy, que cada vez son más los hombres jóvenes que consultan por esta disfunción.

Estadísticas dicen que el 20% de los pacientes que consulta son menores de 30 años. Está claro que este grupo difícilmente esté afectado por las condiciones orgánicas que pueden afectar una erección satisfactoria, como la hipertensión, el sobrepeso o la diabetes. Por lo que se hace nescesario determinar las razones de estas dolencias precoces. En primer lugar la DE aparece envuelta en signos de inseguridad y ansiedad vinculados con la autoexigencia y con la necesidad de presentarse ante sus parejas como amantes calificados, no hay varones de esa edad que imaginen una relación sexual sin erección o con una erección débil. Por otro lado las expectativas sexuales femeninas, cada vez más definidas, en cuanto a lo que consideran una buena relación sexual, muestran mujeres activas que difícilmente acepten sin algún tipo de conflicto la repetición del síntoma que generalmente produce un quiebre en la calidad erótica de la relación.

En segundo lugar están los estilos de vida y los hábitos de consumo de este grupo etáreo. El “carrete” cuando incluye exceso de alcohol (habitual en Chile desde la adolescencia) y otras drogas blandas y duras se torna en una situación de riesgo porque en cualquier momento puede generar un fracaso temporario, que para muchos se sitúa como el principio de una naciente idea obsesiva que demanda el éxito compensatorio, evidentemente cuanto más temor despierte la necesidad de producir y sostener una erección mayor será la posibilidad de no lograrla. El tema no es menor, cuando no se trata de un acto único, sino repetido.

El camino terapéutico para ellos se basa en 3 tareas claves. La primera se dirige a reconocer su autoexigencia y su demanda de éxito como factor condicionante del problema. ¿Que es lo que necesita demostrar y por qué?

La segunda resulta de establecer la relación entre esa poderosa emoción llamada miedo y sus problemas con la erección. El miedo en este caso se ancla en el cuerpo pero no se produce porque si, ya que el miedo nunca es abstracto sino que se une a lo temido. El paciente tiene que comprender que es lo que teme como paso principal para dejar de temer.

En tercer lugar deberá aprender técnicas para reconocer y controlar la ansiedad evidente.

La sumatoria de las tres tareas tiene como objetivo superar el problema y mejorar la calidad de vida del paciente y su pareja sexual.

Jessika Krohne. http://www.psicologiaglobal.cl

Los predictores de separación de una relación de pareja

20081028psappr_1

  • Casi todas las parejas suelen tener los mismos conflictos.
  • Casi el 70% de los problemas de pareja no tienen solución.
  • Los problemas no disminuyen con el tiempo, sino que se agravan.
  • Las parejas discuten por los mismos temas a través de los años.
  • Las parejas que se divorcian tienen la misma cantidad de dificultades que las que permanecen juntas.
  • La similitud de caracteres o de opiniones no son garantía para una relación estable.
  • No existen parejas que sean incompatibles.

Estas son algunas afirmaciones que concluye el gran investigador John Gottman, el gurú de los terapeutas de pareja, autor de más de 40 libros y de 160 artículos científicos sobre las relaciones de pareja.

Si estas afirmaciones son ciertas, ¿por qué hay parejas que se separan y otras no? ¿Para qué sirve realizar una terapia de pareja? Bueno, en una terapia tal vez uno no logra solucionar los problemas de raíz, pero aprende a ver los problemas con ojos diferentes, aprende a aceptar al otro con sus virtudes y sus defectos, se da cuenta de la dinámica que tiene la pareja, donde uno puede anteponerse a algunas situaciones conflictivas. También se aprende a discutir, a conversar a comunicarse de una mejor manera y a leer los gestos del otro. En una terapia uno se conoce a sí mismo y logra conocer al otro y también logra entender al otro y las reacciones que pueda tener según la historia de vida que ha tenido y eso sirve mucho para enfrentar diversas situaciones. Se aprende a ser empático y asertivo, herramientas valiosísimas en una relación de pareja. En resumen, uno aprende a manejar los conflictos. Las parejas que no lo logran y no pueden aceptar las cosas que no se pueden cambiar, terminan separándose, sin necesariamente tener más conflictos que una pareja que permanece junta. Además una pareja con una probabilidad más alta de separarse se ve inserta en una gran cantidad de emociones negativas y según Gottman, ellos utilizan cuatro mecanismos comunicacionales que son literalmente autodestructivos y terminan deteriorando a la pareja a tal nivel que se terminan separando. Gottman los denomina los cuatro jinetes del Apocalipsis y si están presentes en una pareja, pueden predecir un divorcio en un 85% de probabilidad. Estos 4 mecanismos autodestructivos son los siguientes:

 

  • Defensividad: que se trata de una actitud en defensa de lo que se ha percibido como un ataque. Una rígida actitud de defensa automática, eludiendo nuestra cuota de responsabilidad. Se recurre a las tácticas de negación, no admitir estar equivocado, buscar excusas, inventar explicaciones, responder con otra queja y/o contraatacar. Con todo lo anterior se está implícitamente culpando en forma indirecta a nuestra pareja e invalidando su queja. El mensaje que emitimos es: “El problema no soy yo”.
  • Indiferencia: en vez de emitir señales de estar atentos a la conversación, asumimos una postura evasiva de distanciamiento y superioridad consistente en desconectarse y replegarse en uno mismo, ignorando al otro como si no nos importara.
  • Criticismo: a diferencia de una queja, la crítica consiste en descalificaciones o ataques personales Implica mucho más que una simple protesta por una conducta específica. Se trata de un atentado en contra de la otra persona, puesto que en el fondo es un juicio dirigido a su carácter y no a sus actos. Generalmente incluye las acciones de culpar y difamar, así como el uso del nunca y del siempre. Las críticas tienen un impacto emocional muy corrosivo, dejando al receptor avergonzado, disgustado y humillado.
  • Desprecio: implica una ostensible falta de respeto, de mirar en menos al otro y/o de sentir aversión. Incluye el uso del sarcasmo y del humor hostil, poner cara de desprecio o los ojos en blanco en un gesto de resignación o bien fruncir el labio, señal universal de disgusto. La forma más evidente consiste en la ridiculización mediante la burla y en el insulto directo («idiota», «puta»), aunque el lenguaje corporal puede reflejar grados aun peores de menosprecio. Similar al odio, el desprecio puede relacionarse con la indignación y la amargura, creciendo a medida que vamos almacenando y alimentando durante largo tiempo pensamientos negativos acerca de nuestra pareja. Fuera del rencor, también refleja un sentimiento de superioridad, donde se mira al otro con condescendencia, devaluándolo y considerándolo indigno. Estos cuatro mecanismos se van gestando desde los inicios de la relación,  agudizándose en períodos más vulnerables (como la llegada del primer hijo) y cada una de ellos sienta las bases para el siguiente, siendo el desprecio el más destructivo de todos. Si una pareja reconoce algunos de estos cuatro mecanismos en su relación, es de suma importancia que ambos hagan el esfuerzo para extinguirla, ya que si no se hace a tiempo se pueden ir fomentando a lo largo de los años hasta llegar a convertirse en una dinámica incontrolable llevando finalmente a una posible separación.

Jessika Krohne. Terapeuta de Pareja.

La infidelidad

terapia sexual

La infidelidad siempre ha sido un tema complejo en una relación de pareja, siempre ha existido y hoy en día es uno de los motivos de consultas más frecuentes en una terapia de pareja.

Sin embargo este tipo de traición ha experimentado mucha variación a lo largo de la historia.

Antiguamente era el hombre el que cometía una infidelidad hacía su pareja y si bien ella se percataba de su adulterio, prefería no decir nada y callar ante tal acto por miedo a lo que podrían opinar la otra gente a su alrededor o simplemente para no perder el estatus en el cual estaba inserta.

Hoy en día las cosas han cambiado mucho. Las estadísticas hablan de una equidad entre hombres y mujeres en el momento de cometer una infidelidad, sin embargo las razones de llevarlo a cabo son diferentes.

Una mujer lo hace por sentirse dejada de lado por su marido, porque quiere volver a sentirse querida, amada y deseada. Lo hace por un capricho que siente necesario para sentirse admirada nuevamente por el sexo opuesto. El ser mimada es para una mujer muy importante. Para ella son importantes los detalles, sin embargo son justamente esas las cosas que se pierden en una relación duradera. Es por eso que muchas veces busca en otros lados.

El hombre sin embargo, es mucho más espontáneo, menos racional y una de las mayores razones por ser infiel, es para demostrar su virilidad y por una razón totalmente sexual y carnal para vivenciar algo distinto de lo que había experimentado hasta ahora con su pareja. El hombre tiene el espíritu aventurero mucho más desarrollado.

La mujer es más planificada en llevar a cabo una traición, mientras que el hombre es más impulsivo. Una mujer muchas veces actúa por venganza.

dificultades sexuales 2

Frecuentemente se refiere a la infidelidad como una de las principales situaciones que conflictúan las relaciones amorosas monógamas. Su descubrimiento generalmente trae emociones desagradables como tristeza, baja autoestima e ira para el miembro «engañado», quien en muchos casos suele retirar toda la confianza depositada en la pareja. Aunque es considerada una de las principales causas de divorcio, no necesariamente significa el final de la relación. Entre las principales causas que evitan el rompimiento, además de los fuertes vínculos afectivos, se encuentran el temor a la soledad, evitar un daño al otro, no conflictuar a los hijos y no modificar la calidad de vida. Sin embargo es difícil perdonar un acto de infidelidad del otro y muchas veces es difícil dar vuelta la página. Jamás se olvida un acto de este tipo y los reproches son inevitables. Hay como un quiebre que se produce en la pareja y ese quiebre es irrecuperable.

dificultades sexuales 3

Si bien hay una víctima y un victimario, no solo este último presenta culpa en este evento. Por algo la persona infiel comete una traición de este tipo. Hay algo que le falta en el matrimonio. Siente una carencia y trata de buscarlo fuera de la relación.

Cualquier tipo de infidelidad en la pareja y si ésta está dispuesta a seguir juntos tiene que ser tratado por un especialista. Es difícil resolver esto solo, ya que hay muchos sentimientos y emociones negativas involucrados.

Pida su hora en psicologiaglobal. contacto@psicologiaglobal.cl o jkrohnes@yahoo.com

 

 

El cambio de rol del hombre y la mujer en la sociedad actual.

Imagen 3 terapia de pareja

Sin duda los papeles en la sociedad entre los hombres y las mujeres se han modificado. Estamos muy lejos del rol tradicional del hombre trabajando fuera del hogar y siendo el único proveedor de una familia y la mujer en la casa a cargo de los niños y de los quehaceres del hogar.

La mujer del siglo XXI se aleja mucho del típico rol que se pueden percibir en películas como “lo que el viento se llevó” o “mi casita de la pradera”, donde la mujer era una figura débil que nacía para casarse y tener hijos y si no lo hacía, estaba perdida en el mundo y se quedaba en la casa de sus padres cuidándolos hasta el fin de sus vidas.

Es cierto, han habido episodios en la historia, donde las mujeres han tenido que asumir un rol más activo e injustamente no se han destacados esos momentos, como por ejemplo en la revolución industrial de Europa, donde la mujer trabajaba sin ninguna ley laboral y tenía jornadas de trabajo muy intensas y en condiciones muy precarias. A eso se suman las dos guerras mundiales, donde muchísimas mujeres viudas tuvieron que asumir un rol sostenedor de una familia completa para asegurar su supervivencia después de que los esposos habían caído en la guerra.

También destaco la importante labor que han realizado las mujeres de los colonos alemanes llegado a mediados de 1800 a Chile, huyendo de la tremenda crisis que afectaba a Europa en aquella época y donde eran ellas el puntal de una familia. Hasta el día de hoy son ellas las que manejan el hogar, crían a los hijos y traspasan de generación en generación las importantes recetas culinarias del país germánico.

También he leído de muchas tribus, donde son las mujeres las que se dedican a recolectar alimento y preocuparse de los quehaceres de la casa y de los niños.

Así que tal vez la idea tradicional de la mujer débil sin opinión y el hombre como único proveedor se ha dado solamente en algunas lugares del planeta y donde algunas leyes machistas propuestas por los gobernadores de ese entonces han reforzado dicha imagen.

En fin, hoy vivimos otra era y los roles se han invertido completamente. Lo veo en las terapias de parejas, donde muchas veces es la mujer la fuerte y la que le exige al hombre en todo aspecto. Nos encontramos con una mujer enérgica, inteligente, ambiciosa que quiere hacer carrera, pero también gozar de la vida y para eso necesita una pareja que la apoye en sus necesidades actuales. Un hombre que sea un padre presente y que pueda suplir a la madre en diferentes actividades que tiene el pequeño día a día. Un hombre que colabore en la casa que la espere con comida, cuando ella llega tarde de una reunión de trabajo y haya avanzado en los quehaceres del hogar cuando ella no esté. Pero por sobre todo que sea un hombre que se preocupe de su persona y satisfaga a la mujer sexualmente. Ahora en las consultas de pareja son ellas las que se quejan de una vida sexual poco satisfactoria. Las disfunciones sexuales en los hombres han aumentado muchísimo el último tiempo y eso porque se sienten inseguros y presionados frente a una mujer muy exigente. Eso ha llevado al extremo de que él se ha ido debilitando como persona y no pueda rendir como marido, padre y dueño de casa, como la mujer quisiera. El resultado es que el matrimonio esté en crisis en este siglo y las consultas de terapia de pareja colapsadas. Aún no se adaptan el hombre y la mujer a su “nuevo ” rol y tampoco quieren aceptar el “nuevo” rol de su pareja.

Jessika Krohne. Terapeuta de Pareja

 

 

 

Los turbulentos primeros años de un matrimonio.

matrimonio-argollas

Existen muchos artículos que se publican diariamente acerca del matrimonio y sus dificultades. Se habla por un lado de los divorciados sub 30, es decir personas que antes de cumplir la tercera década ya se han sometido a un proceso de divorcio y por otro lado hay artículos que describen un escenario más alentador y que describen incluso que los divorcios han disminuido diez años después de promulgarse la ley de divorcio aquí en Chile. Eso tiene una razón muy lógica, ya que muchas parejas estaban esperando esta ley para divorciarse y es por esto que en algún momento posterior a esta ley se produjo un colapso en los registros civiles y juzgados de familia para cumplir con estos trámites, lo que hizo disparar las cifras a niveles bastante preocupantes en aquella fecha (2004).

Antiguamente y hasta el día de hoy, se habla del complejo séptimo año de matrimonio, donde la crisis matrimonial puede estar en su punto más complicado. Eso se debe normalmente, a que este séptimo año coincide con que la pareja está en un momento crítico de su vida, entre otros en plena crianza de uno, dos o tres niños muy pequeños y tratando de fortalecer su situación económica, donde muchas veces una joven pareja se ve enfrentada a gastos muy abundantes relacionado con la salud y la crianza de los pequeños. Entonces queda muy poco tiempo para la pareja, para el disfrute y la recreación.

Me parece que esta teoría hoy ha cambiado un poco. Una pareja en la actualidad se casa a más avanzada edad, donde ambos ya han podido disfrutar bastante su soltería y algunos incluso han podido viajar y realizar estudios de postgrados. También han podido ahorrar y tal vez adquirir bienes materiales como un auto o vivienda. Eso significa que llegan con una situación más sólida al matrimonio y con una actitud más de formar una familia que seguir disfrutando la soltería. Ese fenómeno sin embargo, ha generado otros problemas en el matrimonio que a mi parecer ocurren los primeros años, es decir mucho antes que al séptimo año de matrimonio y especialmente en el primer año de convivencia, ya que se reúnen dos personalidades muy diferentes, que tienen crianzas distintas, tienen familias de orígenes muy diferentes y están acostumbrados a vivir vidas muy independiente, libres y sin obstáculos. Eso puede llevar a que sea complejo congeniar ambas personalidades y tener un proyecto de vida sólido a futuro y en común.

Muchas parejas con pocos meses de matrimonio llegan a la consulta con el motivo de no congeniar en sus diferentes formas de ser y estar dificultado vivir en el día a día que se llena de peleas y muchas diferencias.

La tolerancia y la empatía han quedado atrás y las pareja que experimentan roles muy equilibrados en cuanto a estudios, trabajo y edad muchas veces se enfrentan a una lucha de poder e inician vidas paralelas. Es decir, la pareja vive junta, comparte los gastos, pero cada uno tiene su trabajo, sus amigos y su vida personal intensa a la cual no quiere renunciar. Ese es el nuevo fenómeno que se ve en los matrimonios modernos y que es más peligroso que la crisis del séptimo año del que siempre se ha hablado.

Jessika Krohne. Terapeuta de Pareja

 

 

 

 

Relaciones estables – Cómo lograr una relación de pareja estable en el tiempo

portada_adulto

¿Existe alguna fórmula para lograr que una relación sea estable?

No existe una receta o fórmula para eso, ya que si fuera así, no existirían las relaciones inestables. Lo que si se puede decir, es que una persona con el paso del tiempo y de los años, va teniendo relaciones mucho más estables y maduras que pueden ser mucho más duraderas en el tiempo.

¿Por qué hay personas que tienden a pololear durante años o tener pareja cuando se lo proponen y otras pasan años solteras?.

Eso tiene muchas razones. Primero que nada depende de la personalidad de la persona y lo que ésta busca. Hay personas que tienen una personalidad que se adecúa mucho a tener relaciones estables y duraderas, mientras a otros les cuesta mucho más establecerse afectivamente y se dedican un buen tiempo a buscar.

También tiene que ver con la edad y la etapa de vida en que una persona se encuentra en ese momento. Con los años y la experiencia de estar en pareja, se aprenden muchas cosas, entre otros a tolerar y a cuidar una relación, para que sea más larga y duradera.

¿Tal vez conocer las diferencias entre enamoramiento y amor, sea la clave para mantener una relación estable? 

El enamoramiento y el amor, si bien son diferentes, ambos se pueden encontrar y pueden estar presentes en una relación de pareja, pero en un momento diferente. El enamoramiento se presenta en una etapa inicial de la relación, mientras que el amor es posterior al enamoramiento y se define como un sentimiento más maduro y duradero.

El enamoramiento puede ser más fortuito, breve e intenso que el amor, y éste último ser más duradero y maduro, pero no necesariamente conocer esta diferencia sea la clave para mantener una relación estable.

¿Se podría decir que existen personas que se comprometen y otras que solo buscan?

Efectivamente hay personas que solo buscan, mientras que otras tienen una tendencia a comprometerse y estar en relaciones duraderas. Eso puede depender de la etapa que se está viviendo, pero también de la personalidad que se tenga.

¿Qué tipo de amor se da en una pareja estable? 

Es un amor más maduro, comprometido y normalmente con proyección a futuro con la intención de querer formar una familia y construir un hogar. Las características del amor que se da en la mayoría de las relaciones estables es de protección y cuidado.

¿Es más responsable, amoroso, comprometido?

En una relación de pareja estable se pueden encontrar efectivamente todas estas características.

¿Cómo se podría construir una relación amorosa estable?, ¿cuáles son sus pilares y valores esenciales?

Una relación estable se construye en primer lugar con una muy buena base de confianza. Cuando hay una confianza establecida, es más fácil que el amor sea más estable y duradero. Para tener una relación estable, también es necesario tener un proyecto común de vida, tolerarse mutuamente y tener una buena comunicación.

¿Para qué se construye una pareja? ¿Cuál es el sentido y sus razones?

Una pareja se construye para poder satisfacer la necesidad básica de una persona de formar una familia y hogar. Casi todas las personas tienen en algún momento el deseo de construir una familia y tener hijos. Un ser humano está hecho para crecer de a dos y formar posteriormente una triada.

¿Qué consejos se podrían dar a una persona que busca tener una relación de pareja estable? Qué hacer no hacer, decir no decir?

Aquí la receta más acertada es no desesperarse y darle tiempo a que las cosas fluyan naturalmente. También es importante no cerrarse a oportunidades y estar abierta a frecuentar nuevos lugares y conocer personas nuevas y diferentes.